Etiquetas

, , , , , , ,

“Amo a mi hij@” es una frase común, que es verdad, es real, es parte de nuestro discurso habitual y sólo en pocos casos vemos a padres y/o madres que no aman a sus hij@s, situación muy triste y que claramente tiene consecuencias en el vínculo y en la salud de ese niñ@, llegando incluso al parricidio.

Quiero detenerme a reflexionar acerca de cómo estamos AMANDO A NUESTROS HIJ@S.
Si entendemos que el amor es un sentimiento, que simplemente se siente (me dan ganas de abrazarte, amamantarte, de quererte, darte besos, cuidarte, educarte, etc.) entonces, dejaremos de lado las explicaciones científicas del fenómeno del amor y por un minuto dejaremos de lado a Helen Fischer, investigadora constante de AMOR, para quedarnos con que el amor que sentimos por nuestros hij@s es instintivo, es decir, instintivamente nos nace amar a nuestras crías, ya que como bien está demostrado, la mujer nace dotada genéticamente para ofrecer cuidados (cuidados que incluyen, muda, brazos, lactancia) y amor. Por lo tanto, estamos biológicamente listas para ofrecer el mejor amparo posible a nuestros niñ@s.
Amamos porque amamos no porque es bueno y por lo tanto “debo”.
Los recién nacidos, vienen de una situación de absoluto confort dentro del útero. Satisfacción total que incluye la mejor reserva natural: temperatura perfecta, alimentación constante las 24 horas, ruidos amortiguados, movimientos placenteros. Cuando nacemos, ese continuo se interrumpe y el cuerpo del bebé entra en un estado de stress que hace erigir el llanto, llanto que comunica el reclamo urgente de volver al estado anterior de satisfacción. ¿Quién puede otorgar esa calma? Sin duda quien fue la que nos gestó: La madre, quien entrega cuerpo, palabras, respiración, calor, pechos con calostro y leche. Luego el bebé se calma. Recupera su estado original de calma.
Todo este funcionamiento es perfecto, gracias al amor que sentimos por nuestro hij@, que ha permitido que despleguemos nuestra capacidad de cuidado, re estableciendo el equilibrio perdido.Hasta aquí, puro instinto-amor. Proceso que se da en gran parte gracias a la batería hormonal que se impone desde el embarazo, y en cascadas en el parto y a cada rato en la lactancia: ocitocina u hormana de la vinculación amorosa.
El problema surge cuando el discurso del “otro” o el de la cultura, entra a interrumpir o a “cortar” el instinto.
 
“Acostumbre a su bebé a tomar pecho cada 4 horas; “que pena sus pezones son cortos, no podrá dar de mamar”; “uuu qué blanquita, a usted, le va a doler”; “yo no tuve leche, se me cortó”; “no lo tenga mucho en brazos que se puede malcriar”; “póngale de inmediato el chupete o será esclava del llanto”; “sácalo rápido de tu pieza porque o si no, lo tendrás pegado toda la vida”, “déjalo llorar así tolera mejor la frustración”… suma y sigue…
Todo iba bien hasta que aceptamos el discurso del otr@, que entra, como dijimos antes, a cortar el encuentro amoroso, “a cortar la leche”, a cortar el instinto…el amor. Una guillotina, qué sólo siembra separación, estados de alerta, violencia.
Mientras tanto tenemos a una guagüita inmadura necesitando:
Continuidad en el contacto con el cuerpo de la madre que es lo único que l@ satisface. Por lo tanto, si sientes ganas, de calmar el llanto de tu guagua tómala en brazos, dale muchos besos, ofrécele tu pecho, que además de nutrientes, da cariño. Ni pienses en el reloj, que tu hijo de horas, minutos y segundos no tiene idea. El apego es sin hora.
No existen patologías mamarias para interrumpir la lactancia, todas las heridas, grietas, mastitis, etc. tienen solución, si tu deseo es amamantar, sigue esa fuerza y pide ayuda. Si quieres dormir y descansar, duerme con tu hij@, porque además ella o él necesitan constatar que estás a su lado para protegerlo y alimentarlo.
¿Se va a mal acostumbrar o a mal criar? NO. ¿Desde cuándo que el amor y la tendencia a calmar a nuestros hijos es dañina para la salud?
 
Sigue tu instintoamor.
 
Leslie Power
Psicóloga Clínica
MAMÁ
Etiquetas: 
Reacciones:

26 comentarios:

  1. yo crié a mi hija así y escuchpe muchas veces el comentario “se va a malcriar”, ” va a ser mamona, dependiente, sufrirá en el jardín” ahora tiene casi 2 años, la pasaron al año y nueve meses a jardín y no a los 2 y hoy la tía directora me dice que es una niñita MADURA, INDEPENDIENTE, FELIZ y sobre todo CONTENIDA
    donde quedaron los comentarios pencas???

    ResponderSuprimir

  2. Mientras más apegados de chicos, más independientes y seguros de más grandes…
    Un abrazo!!
    y muchas gracias por leerme y dejar un comentario, lo valoro mucho
    leslie

    Suprimir

  3. Mi hijo se fué a su dormitorio poco antes de los dos años; resultado, cero problema, feliz con su cama, su dormitorio y su espacio, ahora se despierta y llega felíz a nuestro dormitorio a “invitarnos” a jugar a su dormitorio. Seguir el instinto basado en el amor y no en “directrices” nos ha funcionado muy bien al igual q respetar SUS tiempos, no los nuestros. Muchos cariños como siempre para tí Leslie.

    ResponderSuprimir

  4. Tal cual respetar SUS TIEMPOS… lo hará, además, empático con las necesidades y tiempos de los demás.
    Te abrazo, gracias por leerme y por dejar tu comentario.
    Un besito
    leslie

    Suprimir

  5. Aunque no puedo hablar desde mi experiencia -ya que aún no soy mamá- estoy totalmente de acuerdo. El amor no puede “mal acostumbrar”: como bien dices, es instinto, es “cuidado”… Los “otros discursos”, en su mayor parte ignorantes o interesados (la industria láctea infantil, por ejemplo)… mejor ni escucharlos. Y mucho menos, tenidos en cuenta.

    Besos Leslie

    ResponderSuprimir

  6. Qué linda eres!!
    Gracias pro tu coemntario, me encanta tu sintonía con los buenos tratos. Gracias por leerme y dejar tu comentario, lo valoro mucho
    te abrazo
    leslie

    Suprimir

  7. Yo regalonié y amamanté a mi hija hasta los 9 meses. Fue instintivo, mágico, natural y amoroso. Lamentablemente a esa edad escuché comentarios q hoy me parecen tan tontos…, y dejé de amamantar. Hoy, si tuviera otro hij@, no interrumpiría el instintivo circuito amoroso.. fluiria. Ahora bien, seguí apachurrando, besando y conteniendo a mi hadita, y hoy, es una niñita feliz, segura, empática, tierna… el amor que entra.. es amor que sale. Gracias Leslie porque con tu reflexión enseñas, ayudas a reconectar/nos y promueves ese saber proscrito. Además escribes lindo! Con el
    corazón comandando las ideas, experiencias y datos duros de las neurociencias y autores expertos. GRACIAS

    ResponderSuprimir

  8. Lola: Eres un amor! y qué bien que escribes!!
    Me alegro tanto que desde mi precariedad literaria las madres se identifiquen y se motiven a amar ….
    Esto es un placer
    Un abrazo para ti y para la princesa Sofía sin un diente…..
    leslie

    Suprimir

  9. hola a todas, me sirvio mucho el articulo, yo “dosificaba” los abrazos por temor a q se volviera mas dependiente, pero cuando me di cuenta q cuando empezara a caminar, ya no lo tendria tanto tiempo en mi regazo, comencé a regalonearlo más y la relación ha mejorado bastante entre los 2. gracias…

    ResponderSuprimir

  10. Anita, qué bueno que te gustó!!
    Recuerda que el cariño, los brazos, no hacen mal a nadie, todo lo contrario y mientras más dependientes y bien apegados, al comienzo de la vida, más seguros después.
    Suerte!!
    Te abrazo
    leslie

    Suprimir

  11. Mi Isidora tiene un año tres meses y la abrazo le di pecho hasta el año, cuando volví a trabajar me fue imposible seguir, dormimos juntitas, nos abrazamos y si, cuando quiere estar en brazos lo esta, le costo acostumbrarse a la sala cuna, pero intento compensar con todo los cuidados y amor que tengo contenido en mi corazón, mucha gente me dices que se va a malcriar, pero tengo la convicción que el amor no malcría y si mi beber necesita ahi me tendrá a su lado, bien cerquita. Gracias por tus palabras, me reconforta saber que no estoy mal y que la niñita feliz, tierna y juguetona lo es porque es inmensamente amada
    Un abrazo

    ResponderSuprimir

  12. Meme, dele con su instinto!
    leslie

    Suprimir

  13. tengo un pequeñito de 11 dias y siento que colapso.. por llevar “el tiempo” de sus mudas, amamantamiento, sueño.. que confortante es leer que el APEGO no tiene horario.. dejare que mi instinto fluya y el control desaparezca.. quiero besarlo y regalonearlo, pero el miedo a que se acostumbre es un fantasma que viene desde el discruso de otros, que realmente pesa.
    gracias por el espacio..

    ResponderSuprimir

  14. Gracias a ti, por dejar tu comentario entre tantas cosas que haces!! SIGUE TU INSTINTO!!! lo ESTÁS HACIENDO MUY BIEN!! TU SABES! Y TU HIJO SABE MÁS, SÍGUELO Y CONFÍA EN SUS NECESIDADES… ES PARTE DE LA HUMANIDAD
    DELE!!
    BESOS

    Suprimir

  15. Lamentablemente estamos rodeadas de numerosas costumbres que la gente te quiere convencer que son verdad pura.
    Necesitamos y debemos sentirnos seguras de nuestro instinto, si escuchamos al bebé llorar y saltamos de la silla para ir con él, debemos hacerlo y que no nos importen los comentarios.
    Por suerte yo tuve apoyo en ese sentido, aunque a veces tuve que decirle a más de alguien “ese es tu criterio, yo tengo el mío”.
    Saludos.

    ResponderSuprimir

  16. Grande!!!!!!! gracias por tu comentario
    Un abrazo
    leslie

    Suprimir

  17. En este momento me encuentro escuchando esos comentarios… mi hijo va a cumplir una año y duerme conmigo y aún mama. Muchas personas me dicen que lo deje dormir solo y que le quite el pecho para que me permita dormir en las noches. En mi corazón siento que eso no es necesario aún, total la que da de mamar y no duerme soy yo, pero disfruto cada momento intimo que comparto con mi bebé. Al leer esto me reafirmo en la idea de no hacerlo hasta que la naturaleza se encargue de hacerlo. Trabajo en el día y las únicas horas de amor con mi bebé son las del pecho y la noche… gracias por los consejos!!

    ResponderSuprimir

  18. Amb@s se deben extrañar mucho de día, aprovechen de estar juntos durante la noche, que les hará también a los dos.
    Te abrazo y fuerza!!
    sigue tu saber interno, nadie conoce a tu hijo mejor que tu
    leslie

    Suprimir

  19. Por eso es que necesitamos tener una tribu amorosa cerca de madres y bebés!! me pone feliz que cada vez estamos regresando a lo natural y que no somos pocas. Abrazotes

    ResponderSuprimir

  20. Cada día estamos un poco mejor… soy optimista
    leslie

    Suprimir

  21. Mi bebé tiene 8 meses y durante este tiempo he escuchado todo ese tipo de consejos, aunque en algun momento lo pensé, la fuerza del amor y la necesidad de ampararlo, cuidarlo, calmarlo, portejerlo en todo momento ha sido mucho mas fuerte y me entregué por completo a mi instinto y cada día se cultiva mas nuestra relacion de amor, lo amo mas que a mi vida y somos muy felices así….

    ResponderSuprimir

  22. muy bien!!! escuche su útero corazón…. ese sabe!
    leslie

    Suprimir

  23. La verdad es que a mi la gente poco me comenta, porque soy llevada de mis ideas y porque soy pediatra (que juran que una sabe todo… y no es así). A mi igual siempre me han gustado los horarios, pero maravillosamente mi hijo (yo absolutamente entregada a su voluntad) mamaba cada 4 hrs. Estuvimos juntos hasta los 10 meses y recién al año dejó la pechuga (paulatinamente me la fue soltando hasta tomar sólo 1 vez al día). Yo recuerdo eso sí que mi esposo, al más mínimo gemido corría a buscarlo y yo me molestaba tanto pensando absurdamente: se va a malcriar. Ahora es un niño tan seguro e independiente, él es feliz estando con mamá y papá… ahora estoy en mi segundo embarazo y esta vez será una princesa y a pesar que por trabajo, me convendría volver a los 84 días, me quedaré con ella hasta los 6 meses y más si lo amerita (mi primer hijo fue alérgico y mamá sólo podía darle pecho, yo con dieta… una extensión del embarazo…), por lo q si es alérgica hasta el año me quedaré con ella, con ambos =)

    Maria José

    ResponderSuprimir

  24. Hola María José!!!! linda pediatra y mujer!! gracias por tu relato!! avísame si lo puedo compartir, ya que es anónimo.
    besos!!

    Suprimir

  25. Estoy totalmente de acuerdo contigo…yo tengo dos enanos. Al mayor con cinco meses le tuve que quitar el pecho porque aunque tenia muchisisma leche, no ganaba el peso que tenía que ganar y la verdad es que fue un palo, fui tonta, pude haber dado alguna ayuda o yo que se, pero los comentarios de la gente…me llegaron a decir que una tia de mi madre murió por dar el pecho a la cria…porque le vino una anemia y se la llevó…puff cada cosa se oye…además te dicen: haz lo que quieras pero como te pase algo a tí, a ver que pasa con el peque…Eso a mi me minaba porque había estado muy malina durante unos meses despues del parto debido a la epidural por cierto…(dijo la matrona que probablemente me metieron mas epidural de la cuenta, y estuve un tiempo con bajones de tensión, una anemia grandisima, me caía, no podia quedarme sóla con el crio…)asi que estos comentarios me destrozaban… quizás tuvo que ver que era un poco niñata y primeriza,mi hijo tambíen me hizo madurar…Ahora tengo una pitufina de casi 13 meses y sigue al pecho y si dios quiere por mucho tiempo…Me tengo que operar de las varices porque tenia riesgo de trombo y dijeron qeu nada mas dejar el pecho que me operaban…no se si verdaderamente el riesgo sigue estando ahi, pero yo no me voy a operar por el momento, sino que voy a seguir disfrutando a mi hija. Respecto a los mimos,los dos se empaparon de brazos y aún se siguen empapando…el mayor de seis años duerme en nuestra cama y la peque al lado en la cuna porque el mayor no normalmente pero si agunga vez sueña y pasa la pierna por encima de nosostros soñando y tengo miedo que la manque, pero nada mas sea unos meses mayor, se muda con nosotros!!De todas formas duerme apegadina a la cama, tanto que muchas veces meto la mano por debajo del protector y está dormiendo de mi mano. Ni que decir tiene que nada mas que dice ay… automáticamente la pongo al pecho y se vuelve a quedar dormidina como una bendita…no hace falta que os diga la opinión de la familia sobre esto y sobre mil cosas mas, me aconsejan llevar a la peque a una guardería porque dicen que asi se acostumbran para cuando vayan al cole. Yo sin embargo siento que tengo la suerte de no trabajar y poder criar a mi hija, me dicen que es malo que esté tanto tiempo conmigo y que tiene mucha dependencia, que si un dia la tengo que dejar para ir a algún sitio lo va a pasar mal y que será por mi culpa…a veces te minan un poco con esos comentarios,pero entonces veo estas cosas que escribís tú y otros como tú y me vengo arriba, siento que quizás no sea yo la que está equivocada…haceis una gran labor apoyándonos a todas las madres…Darte las gracias es lo mínimo…