Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

EL PUERPERIO VISIBLE
RECONOCER EL DESEO DE LA MADRE COMO BASE DE LA SALUD DEL HIJO.
EL COMIENZO DE LA REVOLUCIÓN DEL AMOR.I JORNADA DE GESTACIÓN, PARTO Y NACIMIENTO CONSCIENTE
UNIVERSIDAD DE SANTIAGO DE CHILE.
JULIO 2012, SANTIAGO.

http://www.relacahupanchile.cl/documental-1er-encuentro-de-gestacion-parto-y-nacimiento-consciente/

Quiero agradecer a la Red Relacahupan por invitarme a exponer. Es un honor estar en esta jornada junto a invitados tan importantes como el Dr. Odent y el Dr. Ortega cuya presencia, nos motiva a mirar con determinación los desafíos que vienen.

Mi nombre es Leslie Power, soy psicóloga clínica y madre de tres. Trabajo junto a mis compañeras de “espaciocrianza” y atiendo pacientes en una consulta en mi casa. Gran parte de mi tiempo lo paso junto a mi familia y haciendo lo que muchas de nosotras, las mujeres, hacemos día a día.

Debo confesarles que al comienzo estaba muy entusiasmada con la invitación que me hicieron para hablar hoy. A medida que pasaban los días y Gonzalo Leiva, partero -y uno de organizadores de esta jornada-, me mencionaba la gran cantidad de inscritos, comencé a aterrarme. Fue tanto mi miedo que fantaseé enfermarme para tener un certificado médico que me excusara hoy. Como pueden ver, esa estrategia no dio frutos.El miedo me comenzó a paralizar. Decidí concentrarme y lo observé cuidadosamente. Los imaginé a ustedes sentados donde están ahora: quinientos corazones latiendo energía, una audiencia valiente que llegó temprano dispuesta a conversar lo que ha sido postergado por tanto tiempo.

Ahí, instalada en mi miedo, recordé mis deseos de adolescente de convertirme en una actriz. Bueno, dije, esta es una oportunidad, podré representar en un gran escenario un problema muy complejo. Acá ya estaba más tranquila, sin embargo inmediatamente apareció la sombra de mi padre. Recordé como, frente a mi idea de estudiar teatro, golpeo la mesa diciendo fuerte y claro: “No, Leslie, bohemios en esta casa, no.”

Así,
un deseo,
de un golpe,
se reprimió.

Esta sensación de DESEO REPRIMIDO tiene estrecha relación con lo que decidí, hace meses, exponer hoy.

Esta Jornada de Gestación, Parto y Nacimiento Consciente, donde el invitado principal es Michel Odent, habla de la salud del ser humano. Nacer como persona digna, con buena salud, confiada y segura es un camino largo, no basta con el  partir en el parto, aún cuando lo que suceda ahí es tan importante. Uno va naciendo como persona día a día… y nuestros primeros años, bajo los cuidados de nuestros padres son tremendamente influyentes para nuestro caminar.

Tengo hoy la oportunidad de hablar de lo que casi no se habla. Como cuando uno pide deseos, en silencio, para si mismo soplando las velas el día que festejamos nuestros cumpleaños. Los deseos no se cuentan.

Hay algo sexual en esto de los deseos. Es que no se habla de los deseos y tampoco se habla verdaderamente de la sexualidad deseosa del ser humano. Muchas de nosotras hemos parido, sin antes disfrutar de las relaciones sexuales , con menstruaciones incómodas y sin conocer la fisiología del parto. Sabemos por el colegio la ubicación de las trompas de Falopio, de los ovarios y del útero, pero no se nos enseña cómo nacemos, qué fuerzas y hormonas son necesarias para que este acontecimiento tan relevante suceda. No se nos habla del ingrediente principal para llegar a nacer y ¡para vivir! No se habla del DESEO.

La modernidad nos ha transmitido una sexualidad y nacimiento desde la represión que impone el discurso del temor. Asustadas buscamos al profesional más capacitado para poder hacer frente a la “Enfermedad de Parir”. Nacer se ha transformado en una actividad mecanizada que violenta las necesidades mas íntimas de la mujeres y de los recién nacidos, adaptando estas necesidades a la agenda de algunos profesionales de la salud a cargo. Los deseos de los cuerpos de la madre y del hijo, quedan postergados. Pero sí se reconoce el deseo del otro, del otro que, comillas “sabe”, o sea el deseo de la autoridad. De ahí la expresión de muchas mujeres, común de escuchar hoy: “me voy a mejorar el 5 de marzo”.

Cuando me extendieron la invitación para hoy, deseé hablarles del PUERPERIO. Para eso necesito que cada vez que nombre la palabra hijo, recién nacido, ustedes, lo imaginen unido a la madre. Y cada vez que diga mujer, madre, ustedes la imaginarán pegada al cuerpo del hijo. Así vivencia un ser humano recién nacido a su madre, como una prolongación de ella. Se trata de un vínculo de apego, determinante de la salud.

2. ¿Qué es el Puerperio?

Siguiendo a la gran bióloga y escritora, Casilda Rodrigañez, el PUERPERIO es una etapa en la vida de la mujer, que contempla el período desde que el hijo nace, hasta los 2 años e incluye los meses de lactancia. Es el puerperio el TERCER ESLABÓN DE LA SEXUALIDAD FEMENINA.

El primero, las relaciones sexuales, luego el parto y por último la etapa de lactancia. En estos tres momentos importantes de la vida sexual femenina, el factor común es una hormona visitando el cuerpo de la mujer. Esa hormona se denomina, OCITOCINA, la hormona del amor, del bienestar, de la vinculación amorosa.

Para que el deseo sexual se exprese necesitamos apagar el Neocortex y eliminar toda fuente de estrés. Es muy parecido al proceso del sueño; dormir requiere despegarse del día, del vigilante y relajarnos. Entregarnos a nuestro deseo de dormir y soñar.  Así confiados y seguros nos lanzamos a los brazos de Morfeo.

Lo mismo ocurre en todos nuestros momentos sexuales. Cuando tenemos relaciones sexuales, buscamos proximidad, intimidad, algo de silencio, seguridad. Cuando parimos, en el mejor de los casos, deseamos lo mismo: seguridad, intimidad, amor, calor, buen trato, no sentirnos observadas. Pues bien, durante el puerperio y la lactancia queremos exactamente lo mismo: calma, seguridad, nada de estrés, no sentirnos observadas… de esa manera la ocitocina se hace protagonista, el deseo nos toma y el amor fluye.

¿Se nos permite a las mujeres de hoy, vivir estos tres momentos claves en nuestras vidas, informadas, libres, plenas, deseosas? O estamos más bien rígidas, con las piernas cruzadas y apretadas, secas, miedosas, hipervigilantes de la mirada de los demás? ¿Se expresan de manera libre nuestros deseos en una sociedad pensada por hombres con sistemas laborales que no se ponen en el lugar de sus trabajadoras, mujeres, la mayoría madres?

Durante el PUEPERIO de la misma manera en que el pezón y areola de la madre se encuentran la mayor parte del día dentro de la boca del hijo recién nacido, la psique de la madre y la psique del hijo se encuentran fusionados. La mentealmacorazón del hijo es la mentealmacorazón de la madre.

Esto quiere decir que durante el PUERPERIO, la madre entra en un estado de FUSIÓN EMOCIONAL con su hijo, necesaria para la sobrevivencia de ese nuevo ser humano. La mamífera humana, durante esta etapa de la vida tiene el DESEO de cuidar y alimentar afectiva y efectivamente a su cría. Mientras, el mamífero humano recién nacido tiene el instinto de apegarse, reclamando a mamá de distintas maneras, para sentirse abrazado y mecido, amparado, regulado y seguro.

En el puerperio madre e hijo dependen uno del otro para regularse bio, psico y socialmente. Dependen de manera absoluta, para ir dando paso gradualmente, a una dependencia relativa, hasta que se logre por fin a eso de los 25 años, si hemos tenido suerte, la “relativa” independencia. Esto, claro, en una situación ideal. En la situación real, me encuentro con mujeres, que no lo pasan tan bien.
Expondré un caso clínico, gracias a la aprobación de la mujer y he cambiado algunos datos para proteger su identidad.

Recibo a una mujer embarazada de 30 años, tiene carrera universitaria, trabajo, auto, mac y iphone. Es flaca, linda y se muestra independiente, segura. Tiene 37 semanas de embarazo y consulta porque supo que era bueno tener algunas sesiones sobre crianza antes de que nazca su hija. Durante el embarazo ha subido sólo 7 kilos. Reconoce con un poco de vergüenza que siempre dice tener más semanas de embarazo de las que tiene. Dice estar segura que el parto se va a adelantar y si no –en sus palabras- “pido inducción, no quiero estar tanto tiempo guatona.”

María De Los Angeles está apurada y ansiosa. No sabemos mucho de ella, pero llama la atención su independencia y deseos de libertad. A los controles obstétricos va sola. Ella y su iphone. Observo una suerte de risa disociada frente a los temas que aluden a la conexión con el bebé y una gran resistencia a hablar sobre su historia infantil. Dice: “Mira, eso no es importante, necesito, tips para hacerlo bien cuando nazca esta guagua.”

A las 39 semanas reales de embarazo, llega a la clínica de urgencia. Resultado, inducción con ocitocina sintética, 10 horas de trabajo de parto, cesárea, la recién nacida, pesa 2.500. La mujer independiente y segura, se transforma en una paciente como una adolescente débil, que no sabe nada y hace caso a cada uno de los discursos que se le imponen. Parece un objeto, al que le dicen, al que mueven, miran, revisan, inyectan, sacan, ponen, dicen.

En la noche del quinto día, la llamo. Ahora, la mujer real es una niña que llora con hipo, ahora es ella la hija, y entre llantos, sorbeteos me dice angustiada: “No entiendo por qué siento todo esto, me carga, dime por favor, hasta cuando voy a estar así, cuánto dura esto. Antes cuando me deprimía, podía dormir 3 horas o salir. Antes, hacía lo que quería y ahora no puedo salir de acá… me duele la cabeza… necesito a mi mamá… “

Acordamos una visita a su casa. Y, ahí está ella, llorando con su hijo en brazos quien también llora. Dos vidas unidas.

Recuerden: una mujer en puerperio no debiera estar nunca a solas con su hijo en brazos.

La nueva mujer, y esto lo desconoce el obstetra, es una mujer que perdió a su madre entrando a la adolescencia y que ha presentado cuadros depresivos y trastornos alimenticios desde entonces. Esta madre fue intervenida con ocitocina sintética, tuvo una cesárea, un neonato pequeño, historia de vida con antecedentes depresivos, e inserta en esta cultura; situaciones, todas, que predicen depresión post parto. Hay que decir que una depresión durante el puerperio tiene un impacto directo en el tipo de apego que va a establecer con su hijo. Por tanto, la buena compañía es clave para navegar más tranquila, durante este tiempo.

¿Cuando comienza el estilo evitativo de María De Los Angeles?
¿Cómo fue la relación con sus padres, con su madre?
¿Cómo se festejaba la vida en su familia de origen?
¿Qué tipo de educación recibió?
¿Cómo vive las relaciones sexuales, María De Los Angeles?
¿Hubo ocitocina en el parto?
¿Podrá alguien sostenerla para que pueda entregarse al deseo de la lactancia?
¿Alguien podrá caminar con ella para iluminar sus sombras infantiles, recorrer el cuerpo débil adolescente frente a la madre muerta?
¿El nacimiento de su ser madre, repite su historia infantil?

María De Los Angeles, se cortó la leche al mes de vida de su hijo. El niño no subió bien de peso, por tanto, el pediatra de mirada reduccionista, recomendó leche de fórmula.

Se terminó la lactancia. No hay más ocitocina bailando en los cuerpos. Lo peor: Se restringieron los cuerpos olores, calor, brazos, vida, sexualidad. Se acabó el deseo ahí, de un golpe sobre el escritorio del pediatra. La instrucción del profesional, hace sintonía con la historia materna. ¡Bingo! Vuelta a la independencia y se hace vida la muerte. Comienza el desencuentro, para ella, para el hijo, para el vínculo.

La paciente, actualmente trabaja en psicoterapia dos veces por semana, iluminando sus sombras que se hacen visibles en la relación con su recién nacida.

Cómo soy psicóloga y no actriz, la estructura es clave y no debo pintar fuera de la línea. Corresponde que explique un poco del APEGO, aunque basta con googlear y encuentran todo.

John Bowlby, psicoanalista de los años 50 y precursor de la teoría del apego concluye que: “en los bebés existe una propensión innata a entrar en contacto con el pecho humano, succionarlo… el bebé aprende que ese pecho pertenece a la madre lo que hace que se apegue a ella… “, conclusiones que corresponden a la teoría de la succión del objeto primario.

Sigo cintando a Bowlby: “…existe una necesidad de un objeto (persona madre) independiente de la comida que posee un carácter tan primario como la del alimento y el calor.”

En las palabras de Bowlby vemos lo obvio, lo propio de la humanidad mamífera y vemos cómo su historia infantil lo inspira a investigar sobre las conductas de cercanía. Bowlby fue criado por una “nana” y cuando ella se aleja, su dolor es gigante.

Ronald D. Fairbairn, otro psicoanalista, concluye luego de trabajos con niños en orfanatos que la libido humana, energía o impulso de vida del ser humano, busca principalmente objeto (persona de apego) y secundariamente placer. En palabras simples, primero busca apego, seguridad, luego satisfacción de hambre. Cabe destacar que las conclusiones se obtienen luego de preguntar a niños abusados física y emocionalmente por sus padres, si preferían vivir en el orfanato (comida caliente, camas suaves, estudios, cuidadoras cariñosas) o vivir con sus padres maltratadores. La respuesta fue absoluta por todos los niños, ellos preferían vivir con sus padres.

Tenemos entonces a un recién nacido mamífero humano, que al momento de nacer, repta sobre el vientre de la madre en busca del pecho materno: primero seguridad y luego, placer.

Es un contacto no debe interrumpirse. http://www.youtube.com/watch?v=Kjl9UBiVPqI

Me pregunto ¿cuántos de los aquí presentes se les ha permitido desplegar su instinto? Y sus hijos, han podido seguir el instinto de vida?

La realidad es otra, muy pocas mujeres y recién nacidos tienen la oportunidad de reptar y apegarse para sentir seguridad, calma y luego alimento.
Se corta, de un golpe, el deseo.

3 Desde el parto y para adelante.

La forma en cómo una madre o figura de apego central, se relaciona con su hijo, sienta las bases de la salud o la patología. La mayoría de los seres humanos intentan hacerlo lo mejor posible. El problema es que pocos padres y madres conocen el funcionamiento del cerebro infantil y la mayoría de los gobiernos, desconocen, a la hora de reglamentar, las reales necesidades de los niños pequeños y las reales necesidades de las mujeres en puerperio. La información no está a la mano y algunos profesionales de la salud y de la educación desconocen las últimas investigaciones en neurociencias.

Este es un tema políticamente incorrecto, pero que me permite ser profesional y humanamente correcta, que me motiva explicar desde mi activa participación en el Movimiento Ciudadano Por Un Postnatal de 6 Meses en Chile. Definitivamente, faltan expertos en salud materno infantil metidos entre los que toman decisiones de salud pública, para generar discusión ética y sensible.

Existe una suerte de invisibilidad de las reales necesidades de los niños pequeños y de las mujeres en puerperio.

Sue Gerhardt, especialista en el cerebro del niño, dice que todo lo que ocurre en la primera infancia (hasta los 5 años) es crucial para la vida adulta y la salud, ya que se desarrollan a gran velocidad los sistemas más importantes del cerebro para regular nuestra vida emocional, la inteligencia y el desarrollo físico.

Durante todo este tiempo, los niños prefieren relacionarse con una figura de apego central, generalmente, la madre o la figura central de cuidado.

Es crucial que los niños pequeños, no sufra estrés. Estrés que por la inmadurez propia de los niños, no pueden deshacerse por sí mismos, necesariamente requieren, de otros, que gestionen, su tensión interna. Las figuras de apego son quienes devuelven al hijo a su estado de calma. Somos, nosotros, los adultos los que podemos, por cuenta propia, comprar un chocolate, tomar una copa de vino o practicar yoga para calmar nuestro estrés. Los bebés y los niños pequeños no pueden hacerlo solos.  Por eso el “Duermete Niño” del Dr Estivill daña el cerebro, porque al igual que en la sala cuna, mientras el niño llora y se llena de cortisol (estrés), porque no hay suficiente personal para tantos lactantes, alguno o algunos, tendrán que seguir llorando hasta dormirse, insatisfecho, cansado y desesperanzado, nadie viene por ellos. Nacer a la vida con estas primeras experiencias, no es nada fácil. Todo queda grabado en nuestra memoria implícita.

La investigadora es clara en decir que los tratos en la infancia dejan huellas en el cerebro. Los malos tratos (dejar al bebé llorar hasta que se duerma, tiempo prolongado lejos del cuerpo de la madre o figura de apego, castigos, time outs, violencias) rompen sistemas neuronales. Los buenos tratos hacen que el niño realice mejores sinapsis y desarrolle mejores estructuras cerebrales, es decir, el desarrollo cerebral depende de las experiencias que vive el niño con la madre que lo cuida en las primeras etapas de su vida. La madre y el padre somos los arquitectos y modeladores de su cerebro.

Para que un ser humano sea realmente independiente y seguro, debe haber sido un bebé dependiente, apegado, sostenido, bien atendido y satisfecho. Amado.

Sue Gerhardt es enfática al decir, que El AMOR ES IMPORTANTE PARA EL DESARROLLO DE LAS ESTRUCTURAS CEREBRALES. Y como el cerebro de los niños es inmaduro y tienen un tipo de pensamiento concreto, necesitan CONCRETIZAR que son amados. Para eso, requieren que estemos con ellos y se los demostremos en cantidad de tiempo de calidad.

Es realmente importante comprender el funcionamiento del cerebro del niño y es crucial, por tanto, comprender las dinámicas puerperales en que se encuentra la madre, ya que el tipo de respuestas que ofrece la madre o figura de apego central para disminuir o eliminar el estrés de su hijo y así organizar su aparato mental, establece los cimientos de la salud integral.

La pregunta que corresponde hacer, ahora que hablamos del puerperio: ¿Cómo está el cerebro de la figura de apego, cómo está la madre?

El apego es la tendencia natural de todo ser humano a buscar proximidad hacia otro, para sentir seguridad y la confianza para recuperar el equilibrio perdido frente a cada necesidad y conflicto. El repertorio de respuestas que los padres entregamos a nuestros hijos tendrá un estilo predominante.

Algunos especialistas han clasificado la RELACIÓN de apego en 4 grandes tipos: apego seguro, inseguro, evitativo y desorganizado.

A continuación les mostraré niños a los cuales se les ha diagnosticado un tipo de apego, desde el método ciéntifico “La Situación del Extraño” (xxperimentación que no es de mi agrado, pero que ha servido para fines diagnósticos y de tratamiento)

http://www.youtube.com/watch?v=qaXcjExnhbM
http://www.youtube.com/watch?v=iT5bs7_45TI&feature=player_embedded 

La madre.
La madre luego del nacimiento de su hijo entra en PUERPERIO “entra en una nueva y única organización psíquica que Daniel Stern denominó constelación maternal.” (Stern, 1997 pg. 209)

Esta constelación de pensamientos, emociones y de nuevas acciones, organizadas desde el pasado relacional de la madre con sus propios progenitores y cercanos, la cultura imperante, orienta la relación de apego que establecerá con su hijo.

En mi experiencia clínica he escuchado a muchas mujeres. Muchas de ellas en etapa de puerperio que llegan a mi consulta con sus hijos en brazos. Y también con sus madres y abuelas muy vívidas en recuerdos y fantasías. La ruptura del cuerpo tras el nacimiento, es una apertura de nuestro mundo psíquico y de todas nuestras experiencias pasadas. Aparecen los recuerdos infantiles como un volcán en erupción.

Comparto algunas expresiones de mujeres en puerperio, que firmes y seguras en la consulta del médico, llenan de lágrimas y mocos mi consulta:

-“No tenía idea que esto me iba a pasar. ¿Por qué nadie me   dijo que esto era así de doloroso? Lloro por todo, sin razones y no soporto dar pechuga, me duelen los pezones y me aburro”. Mujer 29 años, cesárea, una hija de 1 mes.

–    “El dolor más grande fue haber estado amarrada durante la cesárea. Tanto deseé a mi hija… no poder abrazarla y sólo verla de reojo sintiendo nauseas, fue lo peor.” – Mujer, 30 años, cesárea, una hija.

–    “Cuando vi pasar mi pierna anestesiada frente a mis ojos, creí volverme loca, en un segundo y entre gritos horribles, de ¡puja, puja! de mi matrona, apareció mi hijo. Una película de terror.” -Multípara de tres, segundo parto con anestesia epidural, el primer y tercer hijo, sin anestesia. Consulta por dificultades en el vínculo afectivo con su segundo hijo. También ella es segunda hija.

–    “Mi hijo tiene 8 meses y no lo siento mío, nunca me he conectado, no siento ese amor que dicen sentir algunas mamás. Leslie, lo que pasa es que no siento que muera de amor por mi hijo… ¿tengo solución?” – Mujer, 34 años, madre de un niño, a quien dio a luz en la clínica y describe el parto, como un trámite dice: “no me di ni cuenta cuando nació”.

–    “Nunca escuché eso de la ocitocina. ¿La venden en la farmacia? Necesito urgente 5 mg diarios”. – Mujer, 38 años, un hijo de 3 años, y 37 semanas de embarazo de su segunda hija. Consulta porque se siente sola en la crianza. Dice no saber ni querer ser madre.

–    “¿Por qué nadie me dijo que estos meses eran importantes? Antes de viajar con mi marido, yo sentía por dentro que no quería ir, fui a hablar con el cura de la familia. Fue claro en decirme que siguiera a mi hombre. ¡Partí de viaje! Me corté la leche a los 5 meses y ¡partí! Y ahora, ¡Me siento partida, yo, en mil pedazos! -Multípara de dos, consulta porque es tímida y busca fuerza para poder ser ella misma y no seguir los mandatos paternos. Las lecturas sobre crianza respetuosa y la asistencia a un Círculo de Mujeres, la han hecho mirar hacia atrás y replantearse el presente.

–    “Sentía ganas de dormir con mi guagua, y le daba todo el día pechuga, hasta que me dijeron que lo sacara de mi pieza y le regulara la leche cada 4 horas, de lo contrario me iba a esclavizar. Así lo hice.” – Madre de una niña, 32 años. Consulta por el “mal dormir” de su hija de 8 meses.

–    “¿Por qué siento que voy contra la corriente? Lo único que quiero es no volver a trabajar, no me interesa, quiero estar con mis hijos, por lo menos dos años, pero todos me presionan a que vuelva.” -madre, de dos hijos, de 3 y de 4 meses, consulta porque teme perder libertad por la maternidad y no poder desarrollarse profesionalmente.
–    “¿¡Cómo voy a poder ser mamá!? ¡Si soy yo la que necesito a mi mamá!” –Madre de dos, depresión post parto.
–    “Siento a mi hijo un cacho…tal cual como mi mamá me trataba a mi… ¡qué fuerte! ¡No lo había visto así! Mi madre siempre dijo: Ustedes son un cacho, espero volver a ser dos con tu padre… ahora entiendo.” “Las pataletas de mi hijo son mis pataletas de niña cacho y sola” -Madre de dos. Dice que le dijeron es un trastorno de personalidad.

El puerperio existe aunque no se vea. Aunque nos cueste reconocerlo.

–     “A veces, Leslie, cuando me tomo el ansiolítico, siento que me hundo en la cama y me olvido por un momento de toda la tarea pesada de ser mamá, trabajar, estar flaca … me siento obligada a responder a horarios, colegios, tareas, hábitos… no doy más. Amo la hora de mi pastilla…” -Mujer trabajadora, multípara de 3. Diagnóstico depresión, alcoholismo.
–    “¿En serio que la leche materna es mejor que la de tarro? Y ¿por qué me corté la leche? En todo caso, no me importa, mi madre tampoco tuvo leche y tan mal no estoy.” -Madre de un hijo de 7 años, Síndrome de Asperger.

-“Leslie, ¿sabes? Yo una noche, le vi verrugas a Juanito en toda su cara…  he pensado mil veces que estoy loca… me siento tan extraña…” -Madre de un hijo de un mes, profesional destacada en su área, hija sobre adaptada, negadora del cuerpo, siente volverse loca durante este primer mes de vida.

–    “Me siento un animal dando pecho, no soporto la sensación de tanto cuerpo y leches dando vuelta, estoy llena de asco.”

-Madre de una hija de 3 meses. Luego de la tercera sesión, aparece abuso sexual infantil, a sus 6 años, por parte del hermano 12 años mayor.

La madre que va a la consulta del ginecólogo, pediatra, consultora de lactancia, pocas veces, puede decir su verdad. La verdad del puerperio con todas sus letras y las sombras de todas esas letras.

El puerperio, se trata de un estado especial de consciencia donde la razón lógica, el hemisferio izquierdo y el derecho chocan. No hay pensamiento lineal, el reloj sobra; los sueños, fantasías, temores, recuerdos, se aparecen y hacen que la mujer por momentos, incluso, pueda perder la razón presentando algún tipo de delirio.

Todo esto es esperable, normal, pero no hablado, por tanto queda en terreno de nadie. La mujer sola, sintiéndose loca, en reclusión domiciliaria. Las demás trabajando. Cualquiera querría escapar. Así se van complicando las dinámicas puerperales desde la cultura en que vivimos.

El estado emocionalmental de la madre es muy importante para la salud del recién nacido, ya que es desde ese estado, desde donde se relaciona con su hijo.

Entonces ¿Toda la salud de nuestros hijos dependen de nosotras? O ¿en algo la sociedad tiene responsabilidad?

¿Es culpa de nosotras, las mujeres, que nuestro deseo sexual de vida haya sido cortado por la cultura en que vivimos?

¿Es culpa de nosotras que al menstruar nos duelan, comillas, los ovarios, cuando en rigor es el útero? Pero del útero tampoco se habla. ¿Es nuestra culpa que arrastremos por generaciones que estamos comillas “enfermas” cuando menstruamos. Y que ¿nuestra menstruación sea azul para la publicidad?… engañosa, sin duda.

¿Es nuestra responsabilidad que los deseos sexuales y nuestras rabias, sean reprimidas? ¿De quien es la responsabilidad de que el embarazo sea visto como una enfermedad, del que nos ”mejoramos” el día que parimos?

¿Es culpa nuestra que nos prohíban tomar en brazos a nuestros hijos para calmarlos? ¿Quién dijo que la leche materna se daba cada cuatro horas? ¿Quién no entiende que dar pecho es dar cariño, olor, amor? y que por tanto, no se da cada 4 horas, se da cada vez que niño y madre DESEEN en mayúsculas.

No es nuestra culpa que del puerperio no se hable y que la lactancia, el tercer momento sexual de la mujer, se haya puesto en duda para dar paso a la leche de fórmula.

Así, el lenguaje de nuestra cultura puede perturbar nuestra psique y la ausencia de palabras puede causar daño, al punto de encontrarnos tan confundidas con nuestros hijos en brazos. Confundidas y sumisas.

Estamos viviendo una realidad limítrofe. Entregados a un sistema severo en el cual las necesidades de las mujeres y de los niños y niñas son relegadas una y otra vez.

Nadie te destaca por ser madre, por vivir cada ciclo sexual como corresponde, más bien se te discrimina: en los trabajos, con menos sueldos y en las isapres con primas más altas.

Y mientras nos creemos libres, nuestros hijos y necesidades quedan, de un golpe, institucionalizados, en manos de terceros, quienes a su vez dejan a sus hijos en manos de cuartos, obligados a reprimir sus deseos de mamá, adaptándose al sistema. Perpetuando los ciclos de abandono emocional. Sepan, los lactantes, no van a la sala cuna ni al jardín infantil porque su cerebro lo requiera para su sano desarrollo, eso ya lo sabemos. Van a instituciones sencillamente, porque se necesitan madres, mujeres, manos de obra barata y responsables reinsertas rápidamente en la máquina productiva.

¿Niños y mujeres primero? Más bien en las películas, porque en la vida real, van al último.
Por eso cuando una mujer me dice: “se me cortó la leche”, rápido y suave respondo: No, querida, te la cortaron. Nos han cortado el instinto, nos han cortado nuestro saber materno.

Este mundo ha sido pensado y escrito por hombres, que no consideran nuestros ciclos hormonales, sexuales y reproductivos.

No hay tiempo, ni ganas, ni deseo, de un golpe, lo han cortado.

La madre en puerperio queda sola. No hay TRIBU de mujeres que nos contengan y ayuden, todos están muy ocupados trabajando. Al trabajo, si que le entregamos cantidad de tiempo de calidad.

Los padres de nuestros hijos, nuestras parejas, tampoco saben del puerperio, no les han explicado que nuestra energía de vida y sexual, está puesta en la sobrevivencia de nuestra cría, por un buen rato, no por 40 días… eso es parte de la ignorancia de los cuerpos femeninos desde el machismo que aún existe.

El desamparo emocional, definitivamente, es un fenómeno globalizado.
La maternidad y el puerperio son invisibles a los ojos de la sociedad.
Ya no hay madres.
Nos hemos salidos de madres como dice Victoria Sau… es hora de recuperar a la madre del … mamífero humano.

Casi nadie ve la mentecorazón de la mujer que sufre en silencio, avergonzada y atemorizada, los vaivenes del puerperio. La crianza se ha vuelto un problema.

4 Puerperio oportunidad para la mujer.

Conocemos los beneficios que tiene la lactancia prolongada como promoción de salud, como prevención de enfermedades para la mujer y para el hijo e incluso hay investigaciones que dicen de la leche materna como tratamiento a enfermedades. Lo que nos falta es reconocer el puerperio como etapa fundamental para el sano desarrollo del niño y de la mujer.

Este momento tan especial de la vida, explicado por las neurociencias, la etapa de puerperio entrega al cerebro de la mujer la oportunidad de producir cambios físicos, psicológicos y sociales.

Es una oportunidad para re/narrar nuestra historia, redefinirnos y construir una nueva identidad, gracias a que la maternidad nos da justo ahí, donde nos duele. Esas pataditas que nos recuerdan nuestra historia infantil, nuestr@s llantos de hijas, nuestros miedos, sensaciones de abandono, balanceos infantiles, manos firmes o manos suaves.

El Puerperio, nos recuerda a la mamá, al papá si es que hubo. Nos dice del olor de la “tía” del jardín infantil y de las colchonetas donde dormíamos la siesta. Nos recuerda, muchas veces, los períodos de soledad a la espera de mamá y la violencia sexual, física o psicológica a las que fuimos sometidas. Nos recuerda que muchas veces tuvimos que callar, nuestros deseos de niñas y rabias sentidas. Nos recuerda, que aprendimos a ser sumisas.

Pero estamos tan solas y las exigencias del mundo externo son tan fuertes. Es cosa de recordar, hace unos dos años, levantarme un domingo con ojeras en busca de un té. Mi abdomen aún hacia fuera y mi pijama mojado de leche.

Recuerdo sentarme, tomar el té, aprovechando esos minutos que todas valoramos tanto cuando estamos en etapa de puerperio, esos minutos en que el hijo lleno de leche duerme feliz. Ahí en ese momento, abro una revista, esa que dice ser para mujeres y comienzo a angustiarme.
La portada es una mujer extremadamente delgada, vestida con traje de dos piezas y con un puro en la boca mirando a la cámara de manera “masculina-sensual”. Ese es el mensaje que recibimos desde pequeñas. Nada de portadas de mujeres con pechos grandes de leche, pero si, gigantes de siliconas.

5 Conclusión

Respetar el contacto continuo de la mujer en puerperio, es respetar el deseo de la madre a vincularse con su hijo no solo para darle amparo y alimento sino que para darle una real posibilidad de encontrarse con el mundo al cual vino. Un mundo que puede experimentar desde la confianza y la seguridad o desde la inseguridad y agresividad que ofrece el desamparo emocional.

Respetar el instinto de vincularse del hijo que nace a la madre en puerperio, es respetar el deseo del niño a vivir, es respetar las complejas y avanzadas estrategias de apego que han desarrollado los mamíferos, en especial los humanos. Es respetar el derecho que tienen los recién nacidos a adquirir herramientas de sobrevivencia basados en la confianza y en la validación del deseo.

Pero, nuestra cultura corta, de golpe, el encuentro autentico entre la madre y su recién nacido de muchas maneras; y nos vuelve consumidores sumisos de productos y servicios que son sustitutos plásticos de lo genuino.

Tenemos sucedáneos de leche materna recetados a destajo. De la misma manera como las tasas de los tajos de las cesáreas innecesarias crecen. Estamos frente a sucedáneos de madres. Estamos frente a prácticas que reemplazan el parto.

Por eso he querido pararme hoy, sin miedo, sin ignorar desde donde hablo, desde mi profesión como psicóloga clínica, como madre de tres hijos vivos, como actriz frustrada, desde las innumerables horas acompañando a mujeres en el puerperio o simplemente como aquella mujer que ya no quiere caminar tapando sus penas.

Me paro pidiéndoles a ustedes estudiantes y profesionales de la salud, se acerquen a la madre en puerperio, con empatía, dignificándola. Los insto a que abandonen el discurso autoritario y represivo de quien se cree superior. Los invito a devolverles el saber, que es poder, a las mujeres que los consultan. Ayúdenos a prevenir la atrofia que van dejando en cada útero-corazón las barbaridades represivas que muchos de ustedes les dicen. ¿Quieren saber cuántas mujeres me han dicho que su pediatra le dijo que su hijo estaba bajo peso y que le recetaron leche de fórmula y que nunca se la administraron? Muchas. Buena noticia, quedan mujeres mamíferas que confían en los fluidos de sus cuerpos.
Ustedes profesionales y futuros profesionales son tan importantes para recuperar la salud, los invito a aprender sobre el puerperio, un esfuerzo por la salud de la madre y del hijo y de la sociedad completa.

Mujeres y hombres, ya saben, mi padre, de un golpe reprimió mi deseo. De la misma manera que un pediatra, con una sonrisa y en 15 minutos de consulta, dictamina la sentencia del “relleno”. 15 minutos para el mundo del puerperio. 15 minutos para el vínculo de apego. 15 minutos para la salud.
Es hora de dejar de negar nuestro pasado que se hace presente desde que somos madres.

Por favor, no separemos a los recién nacidos de sus madres, nunca.
Digamos, nosotros los profesionales de la salud, la verdad.
No es lo mismo parir con las hormonas naturales de nuestro cuerpo, gratis, por lo demás, que con ocitocina sintética.
Digamos que se corta el perineo y los úteros de la mujeres con escasa reflexión.
Digamos que vivir relaciones sexuales insatisfactorias, partos sin ocitocina natural y cada vez menos lactancia, dejan a esta sociedad ¡sin ocitocina! Es decir, sin la hormona, clave para el bienestar, vinculación y sociabilización amorosa.
Sepan que la mayoría de los profesionales del parto han aprendido a atender partos medicalizados, no naturales. Y, algunos pediatras están formados desde un pensamiento patriarcal y que poco saben de crianza y de lactancia.
No es lo mismo la cuna y el coche, que los brazos.
Vamos a decir, fuerte y claro que la leche materna es el mejor alimento para los mamíferos humanos, que maman no sólo por hambre y sed, sino que también por seguridad y confianza.
La leche de tarro no varía según las necesidades de tu hijo, no los hace más rubios e inteligentes. Esas son mentira. Una madre bien informada, sostenida, amada, puede dar pecho.
Diremos que la lactancia materna si bien no garantiza un apego seguro, lo fomenta y sostiene.
Una madre apegada físicamente con su hijo, es una mujer que responde de manera rápida y eficaz a las demandas de sus hijos.
Dejemos de comprar, todo lo que hace que la crianza tenga un precio económico alto.
Nuestros hijos nacen sabios, es el vínculo de apego el que puede fomentar o atrofiar lo sano.
La ocitocina, la leche materna, los brazos, en nuestra cama, vienen en nuestro cuerpo y son gratis. La salud, puede ser gratis.
Indígnense cada vez que una política publica no esté considerando las necesidades de ustedes y de sus hijos, recuerden que ellos, chiquititos, no tienen posibilidad de ser entrevistados, no votan. Somos nosotros los adultos éticos y responsables los que hablamos por ellos. Y son los que nos mandan, ahí alojados en el Gobierno, los que, debieran, trabajar con amor para nosotros.
Si ustedes desean amar y criar de una manera respetuosa, partan por cuestionar el patriarcado y adulto-centrismo. ¡Rebélense!
La mujer en Puerperio es tremendamente poderosa en su capacidad de amar, es hora de liberarla de las cadenas.
Una mujer empoderada tiene un hijo sano. Nos conviene a todos ¿o no? DEBIERA.
Recuerden, ninguna manifestación ecológica será fructífera si no nos paramos a marchar por recuperar a la madre amorosa, esa que se perdió en el bosque del patriarcado y que luego seducida por el lobo feroz se puso estricta, imponedora de límites, castigadora y negadora de los deseos de sus propios hijos. Ausente y lejana. Mujer laboralmente visible 10 horas, madre invisible, las mismas 10 horas. Así están algunas, muchas madres en el patriarcado sistema social egoísta, jerárquico, donde unos pocos tienen gracias al trabajo obligado de otros muchos. Así es el patriarcados, unos mandan a otros, en el último peldaño las mujeres y más abajo los niños y luego las niñas.
Si recuperamos a la madre, a la madre amorosa, de pechos ricos, la de útero en movimiento, la que goza… si recuperamos a la mujer trabajadora con sus hijos creciendo a su lado y conseguimos a hombres nuevos que apoyen a sus mujeres confiadas que se atrevan a conseguir políticas públicas de apoyo real a la conciliación del mundo de la producción y de la reproducción, si, en definitiva, recuperamos el amparo emocional y el amor, estoy segura, recuperaremos a la madre tierra.
Soy optimista.

Ya lo hemos develado.
Los velos han caído.
No hay secretos.

Mujeres lindas todas, deseo sus corazones latiendo, aquí, ahora, sientan: Es hora de la revolución del amor, que no es feminista, es sencillamente humana. Vamos a empoderarnos desde nuestros ciclos, hormonas, cuerpos, para nuestras hijos, parejas, trabajos. Dejemos de ser sumisas, el poder del puerperio es nuestro y desde ahí vivamos el tercer eslabón de nuestra sexualidad con libertad y libres e informadas, llenas de ocitocina y placer, sintámonos satisfechas y orgullosas de nuestra capacidad de calmar a nuestras crías, que niños calmados y felices, colmados de amor son seguros. Jamás sumisos. Jamás caerán en las manos de ningún depredador.

Entregaremos brazos pero además debemos ser valientes para pedir ayuda y alumbrar las sombras de nuestro pasado infantil. Recuerden que la mujer en etapa de crianza ofrece al hijo su estilo relacional, que determina el tipo de apego, es decir, la salud. Todo estrés afecta el sistema inmunológico. Niños con bajo estrés se enferman menos y sepan: la experiencia modifica la expresión de los genes. Nosotros los adultos tenemos poder (para bien o para mal) sobre nuestros hijos que crecen. La mujer en puerperio y su hijo va con todas sus sombras… ¿preferimos no verlas? ¿No hay tiempo? Bueno, si es así, ese hijo crecerá sombreado y bajo tal sombra nadie crece… hace frío ahí abajo. Los conflictos se heredan, a menos, que los hablemos, los iluminemos con luz tenue y con calor.

Al reprimirse el deseo de la madre comienza la represión del hijo y sus primeros pasos hacia la sumisión. Lean a Casilda Rodrigañez.

Hay que indignarse, ya es suficiente. Es hora de una revolución.
Calostral, de las madres, de la ocitocina… como quieran llamarle… es hora de una verdadera REVOLUCIÓN.

UNA REVOLUCION DEL AMOR.

Que se cumplan …  ¡todos sus deseos!

Leslie Power
Mujer, madre, psicóloga clínica y actriz frustrada.

 http://www.youtube.com/watch?v=am8xR1riPyY

47 comentarios:

  1. Wow… Me he quedado sin palabras. Me he visto a mi misma en muchas cosas que describes. Duele tanto ser madre con tantas restricciones, presiones externas, ignorancias y prejuicios. Duele porque además uno quiere hacerlo bien y lo hace pésimo, duele por lis niños, por las familias, por las mujeres. Me hizo llorar en muchas partes, de dolor y de pena por ver que nadie comprendió lo que pasaba cuando nació mi hija, ni yo. Se exige que uno se vuelva a insertar en el trabajo, cortar la leche, institucionalizar a la guagua, recuperar el cuerpo, la pareja, etc. Y por qué? Y el amor? Y esa personita que nació? Y el instinto que tironea al revés, a quedarse con la guagua, a dormir con ella, etc.. Todo lo “malo” que “mal cría” que hace “mal” ufffff qué pena siento de no haber sabido esto antes. Solo queda agradecerte infinitamente por estar, por ayudarnos y apoyarnos y por hacer tan bien esto que haces.

    ResponderSuprimir

  2. Gracias a ti, linda mujer, sensible y atenta… eres parte de esta revolución del amor!
    Nunca es tarde
    Te abrazo fuerte
    leslie

    Suprimir

  3. Te leo y te releo, media rayada estoy pero necesito tus palabras para sentirme escuchada. Gracias!!! Un abrazo fuerte otra vez!

    Suprimir

  4. ¡Qué linda conferencia, Leslie! Educativa pero por sobre todo, inspiradora. Como madre te admiro profundamente. Se necesitan más personas como tú en nuestra sociedad para ayudarnos a todas a recuperar nuestro verdadero ser, nuestra verdadera sabiduría que nos acompaña desde siempre… ¡Qué ganas de haber estado ahí!
    Te mando un cariñoso abrazo desde Coyhaique.

    Maca

    ResponderSuprimir

  5. Gracias Maca, por tomarte el tiempo de leerme, para mi son muy importante los comentarios de ustedes. De hecho son ustedes, sus dolores y sus alegrías las que me inspiran.
    Un abrazo… fuerte
    leslie

    Suprimir

  6. qué regalo tu conferencia Leslie, gracias por ponerla en el blog!! …inspiradora, reveladora, clara, profunda, maternal, sabia, contundente ..y creo que aún me faltan palabras!

    Danisa

    ResponderSuprimir

  7. Danisa, preciosa, GRACIAS!!! he sido muy feliz estos días.. lograr llegar a ustedes, las mujeres, es para mi el regalo… confío tanto en el poder que tenemos y que ha sido cortado…
    Vamos a recuperarnos…
    Gracias por leerme
    leslie

    Suprimir

  8. Leslie que admirable la forma de exponer. Gracias por compartirlo, ser madre me ha inspirado como mujer, esposa y psicóloga. Conocer gente como tu me fortalece en lo que vagamente se fue gestando en mi desde el día que decidí sentirme orgullosa de ser la mujer que soy. Estoy segura que nada ocurre porque si, que bueno que eres una actriz frustrada porque te convertiste en una vividora deseosa de transmitir amor!!

    ResponderSuprimir

  9. Marycarmen!!!! gracias por tus palabras, me emocionas! gracias miles por leerme y dejar un comentario, no sabes como los valoro.
    Te abrazo apretao
    leslie

    Suprimir

  10. Querida Leslie… me basta leerte para ya quererte!!

    Que puedo decir sobre esta exposición.. de un sentimiento y una lógica aplastante, que pena darnos cuenta que se nos continúa castigando por ser mujeres y madres… sin duda faltan más Leslies dando vueltas por las maternidades y clínicas, mas matronas/es con ganas de empoderar a sus mujeres y más afecto y empatía circulante.

    Feliz de leerte y ahora seguirte.

    Paola Osenga; mujer, madre, esposa y matrona!

    ResponderSuprimir

  11. Linda Matrona, linda mujer…. encantada visito lo que desees. Tomo tu mano, para que todas las mujeres sabias hagamos un círculo de amor… en hora buena, las mujeres comenzamos a recuperarnos…
    linda!
    te abrazo feliz
    leslie

    Suprimir

  12. BRAVO!!!!!! Que ganas de haber estado ahí, la energía transmitida debe haber sido exquisita…así se sintió al leerlo por lo menos. Besos y mil felicidades, debes estar orgullosísima de lo que estás sembrando y cosechando.

    ResponderSuprimir

  13. Ale, estoy tan pero tan feliz! fue tan lindo lo que ocurrió, lo que esta sucediendo… la emoción, las palabras, las lágrimas de todas, los mensajes de felicitaciones… estoy muy pero muy feliz… parece que las batallas vividas y las heridas en mi cuerpo dan frutos… estoy muy contenta.
    Gracias por dejar tu comentario, siempre me gusta leerte.
    Va mi beso para ti
    leslie

    Suprimir

  14. INCREÍBLE! Gracias Leslie por este texto maravilloso, lo puedo compartir en mi blog citándote?

    ResponderSuprimir

  15. Por supuesto! compartir compartir, mi lema es compartir !!!
    Disfrútalo
    es un regalo
    leslie

    Suprimir

  16. Que ganas de haber estado ahi…pero soy parte de la revolución. Con mi hija en brazos y pegada a mi pecho….besos y gracias!

    ResponderSuprimir

  17. Linda Carly, te abrazo, fuerte, gracias por leerme, besos a tu preciosa
    leslie

    Suprimir

  18. Extraordinario Leslie.
    Tu exposición desde la psicilogía y la neurobiología del desarrollo del cerebro humano (en esta “ventana de los 1000 días” que naturalmente incluyen la gestación y el puerperio), explican perfectamente la programación hacia conductas apropiadas en el ser humano,la afectividad con empatía, el manejo adecuado de la frustración, la resolución positiva de conflictos, la vida afectiva y de realización….. en definitiva la propensión a ser feliz, objetivo conciente o inconciente de todo ser humano.
    Un abrazo y mis mas sinceras felicitaciones.
    Nos vemos en San Pedro
    Francisco

    ResponderSuprimir

  19. wow! qué importante!!!! Si no eres el máximo de la Sociedad Chilena de Pediatría!!! GRACIAS, por leerme, por tomarte un tiempo y por confiar en mi.
    te abrazo y nos vemos el miércoles en San Pedro, esas Jornadas Interculturales de Pediatría, van a estar preciosas.
    Estoy que expongo lo mismo… jajajjaja
    Vamos haciendo revolución
    leslie

    Suprimir

  20. Gracias Leslie! No podía pasar de largo después de leerte, sin darte las gracias. Acá estoy con el teclado lleno de lagrimas, emocionada y feliz de ser parte de esta revolución. Me inspiras! Gracias nuevamente.

    ResponderSuprimir

  21. Daniela, gracias por tus lágrimas… siempre es bueno llorar… y si mis palabras lo provocaron me alegro, debes haberte aliviado.
    Te abrazo y mando un chocolate imaginario para ti
    leslie

    Suprimir

  22. Me hubiera gustado descubrirte cuando tuve a mi primer hijo que ya va a cumplir 2 años,sin embargo, te descubrí cuando nació la segunda que ya tiene 5 meses,creo habértelo dicho en más de una oportunidad, haz sido un tremendo apoyo para mí y creo que nunca terminaré de agradecértelo.
    Gracias totales por compartir tan linda conferencia,me emocioné,llore y (como siempre en lo que escribes)me sentí identificada en más de una oportunidad,gracias totales por todo lo que haces día a día por nosotras y nuestros niños, y muchísimas gracias porque al menos a mí me cambiaste en un mil por ciento mi visión de la maternidad,me hiciste ver que mi instinto de ser mamá no estaba tan equivocado y que no era una loca sobre-protectora por no dejar llorando a mi hijo,por tenerlo en brazos lo que necesitara y por respetar sus tiempos, y como ya lo dije eres un tremendo apoyo y tremenda mamá, psicóloga y mujer (aunque personalmente no te conozco).
    Muchas buenas vibras y vamos por esa Revolución de amor!! Un abrazo

    ResponderSuprimir

  23. Wow!!! nada que agradecer, tu tienes tu saber interno de madre… eso es tuyo, yo no he hecho nada…. lo que hago es simplemente revolver la sopa, para que salpique por todos lados…
    Te abrazo fuerte, seguimos!!
    leslie

    Suprimir

  24. Gracias Leslie, eres una gran ayuda a muchas mujeres. Un abrazo grande

    ResponderSuprimir

  25. Gracias a ti, va mi abrazo apretao de vuelta
    leslie

    Suprimir

  26. ¡Qué emocionante discurso! Gracias por compartirlo a través del blog, son muy necesarias palabras como las tuyas en tiempos como éstos.
    Un abrazo,
    Eva

    ResponderSuprimir

  27. Eva querida, eres tu?
    Gracias a ti por todo… somos parte unidas y sin distinción de esta, nuestra, revolución
    besos para ti
    leslie

    Suprimir

  28. Que solida y contundente, te leo y me emociono quisiera que todos te leyeran. A 5 dias de tener a mis gemelas x cesarea ya que segun el dr y la matrona no hay mas alternativa. Solo espero q esa ociticina corra x mi cuerpo para tener eso q logre con mi hijo. Leslie eres digna de admiracion, admiro tu lucha y agradezco que compartas tus conocimientos y sabiduria, desde tu ser madre!!

    ResponderSuprimir

  29. Nicole!!!! disfrute a sus niñitas… dos futuras grandes mujeres, que nacen bajo la revolución del amor…. quisiera saber de ellas siempre….
    Un abrazo
    leslie
    pd… mucho pecho para ellas… cualquier duda, me cuentas, junto a Francisca Orchard de espaciocrianza.cl tenemos varios éxitos en lactancias en hijos múltiples 😉

    Suprimir

  30. gracias por este hermoso regalo, es maravilloso, que ganas que llegara a todas las mujeres, que ganas de haberte tenido de profesora en la U, que ganas haberte leido cuando nacio mi hijo (hace ya 7 años), que ganas de que existieran muchas Leslies acompañando y empoderando a las mujeres de este pais y el mundo. Te admiro enormemente..eres seca!! muchos abrazos amorosos!!

    ResponderSuprimir

  31. Yasna, linda, gracias por tus palabras… estoy tan pero tan contenta!! Gracias a todas las mujeres por ser parte de esta revolución
    bests miles
    leslie

    Suprimir

  32. Estoy tocada por tus palabras llenas de verdad y amor.. que bien lo explicas poniéndole nombre claro a todo lo que nos pasa, a como transcurre este mundo al revés y en contravía.. no canso de agradecerte por haberme encontrado con palabras como las tuyas desde que estaba panzona, por que me fortalecieron y me permitieron luchar y creer en lo que mi alma y mi corazón sentían desde el día 1 con Sara en mis brazos.. gracias, gracias, gracias por esta revolución de amor que se teje en red y se propagaba, virtual y realmente por este medios y que inunda nuestros corazones. Un abrazo gigante!! Yo también estoy de revolución desde hace dos años y ara toda la vida.

    ResponderSuprimir

  33. jajajjaja estoy tan feliz…. no sabes lo feliz que estoy y aunque falta mucho, siento que todas juntas, muy juntas, nos vamos a recuperar y con nosotras, nuestros hijos, hombres y mujeres nuevos para este mundo.
    vamos!
    Recibe mi abrazo
    leslie

    Suprimir

  34. Me sumo emocionada a todas las felicitaciones!! Qué feliz y reconfortada se siente una al saber que hay mujeres tan conectadas y luchadoras, que dan la pelea por volver a la esencia mamífera! Que orgullosa me siento de ser tu amiga! Un gran rugido de leona!! un feroz aullido de loba!! para felicitarte y seguir luchando todas juntas por la revolución del amor!!!!!!

    ResponderSuprimir

  35. Tu eres una loba!! ya te convenciste?

    Suprimir

  36. No se como llegue aqui, pero fue en el momento preciso 🙂 mi pequeña tiene un mes y creo que hay tantas cosas que he ido reprimiendo por hacer las cosas bien por educR osea tiene un mes solo necesita de mi desde ahora solo la amare sin pensar idioteces tantas cosas de las que lei son las que he vivido y estoy viviedo como por ejemplo la pediatra me dijo dale relleno no esta subiendo y mi instinto me decia que no lo hiciera! No me dare por vencida quiero ser yo quien alimento a mi pequeña gracias por compartir esto!! Para mi no pudo llegar en un mejor momento!!

    ResponderSuprimir

  37. Andrea, preciosa, sigue tu saber interno, tu hija es tuya! tu la conoces mejor que nadie.
    Besos miles y eres bienvenida a la revolución del amor
    Leslie

    Suprimir

  38. Me encantó. Mientras leía me emocionaba hasta las lagrimas. Qué importante es dejar de escuchar lo que nos dice la mayoría en relacion a crianza y renovarnos, volver a lo instintivo, Me encanta tu linea de trabajo, o mejor tu “linea de vida”, es maravilloso ver como cada vez somos más las que optamos por criar con amor, con respeto a nuestros niños. No me cabe duda que esta es una tremenda revolución y que será aún mayor. Un abrazo

    ResponderSuprimir

  39. Eres bienvenida a la Revolución del Amor… casa día somos más
    leslie

    Suprimir

  40. Q MANERA DE LLORAR!!
    Todavía moqueo sentada en mi escritorio… Leslie, tocas el alma, el corazón y el utero de una con tus palabras.
    Preciosa la conferencia, y mil gracias x poner en lenguaje oral lo q se siente y no hallaba como expresar, cuando alumn@s y/o pacientes te salen con el dichoso: es q me van a programar el parto/cesàrea, es q el pediatra me dio relleno xq no tengo leche, etc…
    Fue todo un replanteo como mamá-mujer-matrona… y me doy cuenta q loca no estoy, q la vuelta a lo natural y al instinto ES lo q necesitamos, ES LA OCITOCINA para mejorar esta sociedad…
    Un abrazo, con todo mi cariño
    Claudia

    ResponderSuprimir

  41. Linda Claudia!! gracias por tu comentario… dónde trabajas?
    un beso
    leslie

    Suprimir

  42. Hola Leslie!
    La verdad, me encantó todo lo que leí, llevo un buen rato pegada en tu blog!
    Me sentí identificada en algunas cosas… yo también tuve a mi hija por cesarea y me mataba que no lloré cuando nació, lo unico que quería era dormir!!!! Pero después hice un esfuerzo descomunal por darle pecho (me costó hasta las lágrimas, esa fue una de las peores semanas de mi vida). Pero sin esfuerzo no hay premio, y después de esos 7 días del terror, todo cambió y fue lo mejor de mi vida!!! Le di pecho 2 años a mi hija, cuando me pedía hasta por regalonear incluso, dormí meses con ella encima de mi pecho (y cuando no era encima mío, era sobre su papá!). Me costó, yo creo q me faltó alguna cosa, pero que igual con esfuerzo lo conseguí. Y me hace feliz y orgullosa de mi! Además siento q soy mamá gallina todo el rato y eso me encanta.
    Me quedó igual dando vueltas algo, no sé si tendrá una relación (o si alguien lo habrá relacionado psicológicamente o algo así) pero pienso que todos los trastornos alimenticios deben tener que ver con el apego y la lactancia… yo al menos, cuando me quiero calmar como :S y es terrible, pues por un rato ayuda pero luego… no 😦 Y en verdad si piensas que un bebé al alimentarse del pecho materno se calma tanto, bueno, alguna conexión tiene que haber y yo sé que tomé poquito pecho. Ideas que se me ocurren.
    Bueno, te agradezco por ser tan generosa y compartir todo esto así y regalar tanta información tan necesaria.
    Francisca.

    ResponderSuprimir

  43. Hola Francisca! Gracias por leerme y además por tomarte el tiempo de escribir.
    Comparto todo lo que dices.
    Te abrazo y espero leerte pronto por acá
    leslie

    Suprimir

  44. Querida Leslie!! Si te tuviese al lado en este momento te daría un abrazotototote inmenso!! Muchas gracias por compartir con nosotras tu hermosa ponencia tan llena de amor y verdad. Soy madre de una chiquitita de 1 año 9 meses, la amamanto feliz desde que nació y hasta el día de hoy, colechamos y cuento con el amor y apoyo incondicional de mi marido. Vamos juntos contra la corriente, porque todo quien se entera de nuestro estilo de vida nos cuestiona (mis compañeras de trabajo que son psicólogas me refriegan el tema de la etapa oral-todas ellas madres que cortaron leche a los 4 meses o menos- asimismo refieren que colechar es aglutinado y hablan de ello con horror!) Nosotros como padres estamos conectados con nuestro instinto y claramente deseamos brindarle a nuestra hija lo mejor siempre. Te comento que nuestra REVOLUCIÓN DE AMOR surgió cuando yo a escondidas le daba pecho a mi hija, porque iba contra todo lo indicado por mi doctor, y mi marido (ignorante del tema en aquel entonces) me pedía que por favor no le diera pecho fuera de su horario para que ella aprendiera y así todo marcharía como reloj… cuando le confesé que a escondidas respondía al llanto de mi hija con el pecho, él se conecto inmediatamente con mi instinto e investigó en qué diablos estábamos haciendo, con la duda terrible de estar haciendo lo peor! y si efectivamente estaba bien romper la regla que nos impusieron y que ingenuamente jugábamos a cumplir. Ahí todo cambió, mi hija tenía ya 2 meses de edad y mi marido encontró la página del Dr. Sears, leímos un par de estudios y lloramos!!! No más cadenas!!! Eramos padres libres, conscientes, teníamos el conocimiento dentro de nosotros y guiados por nuestro instinto habíamos despertado!!! la bendita página: http://www.askdrsears.com/
    Me siento inmensamente feliz de encontrar gente como tú, que ayuda a tantos otros padres más a despertar!!
    Un abrazo desde mi corazón y mucha luz para tu camino personal y profesional, tienes un corazón de oro.
    Cariños miles, Katina Torres Pavez.

    ResponderSuprimir

  45. Qué amorosa eres. Tu abrazo y tus palabras llegaron a mi corazoncito, que sin duda no es de oro, es simplemente de real y ha vivido lo que no quiero que nadie viva.
    te abrazo y encantada de leerte
    Leslie

    Suprimir

  46. Gracias gracias gracias! Te sigo hace meses, y no imaginas lo importante que has sido para mi y mi familia. Le has puesto un nombre y un fundamento científico a cosas que hicimos instintivamente desde el día que llegó nuestro cachorrito(lactancia sin horarios, colecho, brazos brazos brazos!). Hoy, un año después, podemos decirte que los resultados son maravillosos! Nuestro hijito es pura luz, alegría, energía y buena salud… una mega bendición. Cuando me preguntan como lo hacemos (maravillados porque este niño “no llora nunca”), les cuento “la receta”… la que tu nos has enseñado, la mejor de todas! Y acto seguido les envío el link “a ti”. Proselitismo puro! 🙂 Un gran abrazo, y mucho ánimo. Gracias por tanto!

    ResponderSuprimir

  47. jajjajaja qué alegría!!un abrazo!!
    leslie