Etiquetas

, , , , , , ,

 

 Image

 

Nos han dicho que los deseos se piden en silencio. Si es en silencio, se cumplen. También han dicho que no hay que contar los proyectos, “para que resulten”. Pues bien, esta vez compartiré mis deseos… quien sabe, por ahí a alguno de ustedes le gusta alguno y se lo adueña y lo pide. Estoy segura que si nos creemos el poder que tenemos, y deseamos con fuerza, los deseos se van a cumplir. 

¡Afírmense que ahí voy!

 

1.- Deseo que se hable de todo a “calzón quitao” Quisiera que tengamos acceso a educación sexual de calidad para todas y todos, así como libertad para con nuestros cuerpos. Acceso libre y gratuito a la anticoncepción y protección de enfermedades de transmisión sexual.

 

2.- Deseo con todas mis fuerzas que nadie sea discriminado. #eso #corta

 

3-Espero que todas las madres que estén gestando y los padres de esas personitas reciban toda la información verás en relación a los partos. Así la mujer pueda de manera bien informada elegir el tipo de parto que desee tener.

 

4.- Deseo que las matronas y los obstetras estudien y practiquen partos naturales. De esa manera, habrá menos intervenciones innecesarias en las mujeres, menos medicalización lo que favorece la salud del parto en sus aspectos biopsicosociales tanto para la madre como para el hijo que nace.

 

5.-Deseo que los profesionales de la salud que trabajamos con mujeres, hombres, niñas y niños, podamos revisar nuestro mundo interno, de tal manera de acercarnos al mundo de nuestro consultante dejando de lado nuestros deseos y temores y respetando los deseos y temores de los demás. También creo importantísimo que nos demos tiempo y vuelito para que seamos valientes en revisar nuestras propias sombras.

 

6.- Deseo con mucha fuerza que nunca separaren a un recién nacido de su madre. Para el ser humano que nace, mantener el contacto permanente que tuvo en el útero, es fundamental para su cerebro. De esa manera, pegadito a su mamá, se encuentra tranquilo y activa sus sistema de nutrición, manteniéndose en calma y no su sistema de alerta, secretando cortisol (estrés). Entonces, lo repetimos, deseo que nunca un recién nacido sea separado del cuerpo de su madre.

 

7.-Deseo que los recién nacidos tengan derecho al mejor alimento: MAMÁ y PAPÁ, es decir que cuenten con brazos, meceos, canciones, besos, calor y leche materna, el alimento natural para los bebés humanos. Bueno, ojalá cuenten con abuelos, amigos, vecinos. Mientras existan más adultos confiables, más amoroso se vive el mundo.

 

8.- Vamos a pedir también que el postnatal sea para toda mujer a la que dieron ganas de parir, sin importar la edad de la madre, el tipo de contrato de trabajo, ni su ingreso. Es más todas las mujeres que damos vida debiéramos tener algún tipo de protección especial, por ser justamente las que damos vida.

 

9.- Voy a pedir también, la posibilidad de que las mujeres de niños chiquititos podamos conciliar familia y trabajo, es decir, poder contar con la alternativa de trabajar desde la casa, de poder llevar a nuestros hijos con nosotras o con su papá, si el lugar de trabajo es adecuado. Es decir, pido que los niños al nacer no sean excluidos del mundo de sus padres, estoy segura aprenderán muchísimo más de matemáticas, lenguaje y de empatía, estando apegados a sus padres. De esa manera aprovechamos de evitar tantos dolores, angustias y ansiedades por separaciones tempranas por demasiadas horas.

 

10.- Perfecto, entonces el deseo anterior me da paso a pedir que, de ser en extremo necesaria la sala cuna, esta tenga muchísimos adultos para pocos niños. Está tan investigado que los lactantes menores de 3 años necesitan de un figura central de cuidado en exclusividad. Y de ser necesaria la sala cuna, debiera existir una ley apoyada en todas las investigaciones sobre las necesidades del cerebro infantil ya existentes, que diga que, un bebé puede permanecer separado de su madre y a cargo de muchas cuidadores como máximo 4 horas.

 

11.- Me gusta esto de desear, vamos por el otro deseo. Deseo que comprendamos que nuestros hijos pequeños no nos manipulan, los que aprendimos a manipular, somos nosotros, los adultos quienes al mismo tiempo damos el ejemplo. Ellos con su cerebrito chiquitito no pueden autogestionar el estrés que les provoca una frustración, rabia o necesidades no satisfechas, por tanto, expresan su malestar a través de “pata – aletas” y para eso estamos nosotros, sus cuidadores principales y ¡máximos aliados! Estamos para ofrecerles ayuda y herramientas (palabras, abrazos, o simplemente cercanía) para que sepan que lo que les sucede es estrés y que pronto pasará. Estos son uno de los primeros problemas de nuestros hijos y un apego seguro consiste en que ellos tengan súper claro que estamos en las “buenas y en las malas”… amor, se llama eso. Además, que si estamos en sus problemas de cuando son chiquititos, seguro nos van a contar cuando tengan problemas de grandecitos…

 

12.- ¡Uy! ¡Ya van doce, y debo apagar este computador! A ver… Pido que a los niños no se les exija caminar, hablar, correr, sacarse los pañales antes de tiempo. Deseo que los papás y las mamás, así como los educadores podamos comprender que se tratan de conductas normales de la especie humana y que dependen del ritmo madurativo de cada niño. ¡Simple!

 

13.- Ok. Ultimo deseo que resume todos los anteriores, ya habrá tiempo de pedir más, pido que existan gestaciones, partos y crianzas respetadas, si somos amorosos y empáticos con los demás, de seguro, tendremos mejores relaciones entre todos.

 

Ay uno más, el núuuuumero 14! Placer, placer y más placer… tengamos tiempo para cuidarnos, hacernos cariño, comer rico, conversar con las amigas y amigos, regalonear con la familia, pintarse las uñas … lo que quieran, lo que deseen.

 

Para hoy, les sugiero, pidan muuuuuuuchos deseos! Muuuchos! Y grítenlos fuerte, para que todo el mundo sepa que los seres humanos deseamos y que el placer nos hace muy bien.

 

Total, en pedir no hay engaño 😉

 

Leslie Power

 

Anuncios