Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

ea687938-a446-48bb-a0e7-4ff41910363e

 

 

Nuestro Movimiento Ciudadano lleva ya algunas semanas denunciando en redes sociales y escritos algo que nos ha llamado profundamente la atención: Una compra millonaria por parte del Ministerio de Salud a la transnacional Danone. La periodista Carola Urrejola de Tele13 Radio nos entrevistó al respecto y como contraparte invitaron al Ministerio de Salud (MINSAL), sin embargo, ellos prefirieron tener su propio espacio. En su representación, declaró el Dr. Tito Pizarro, Pediatra y actual Jefe de Políticas Públicas del Minsal.

Las políticas públicas deben apuntar a la salud ya que es de saber mundial que el encuentro a través de la lactancia materna (LM) no sólo favorece la salud física de ambos, madre e hijo, sino además el desarrollo neuro, inmuno, endocrino, de estructuras cerebrales y relaciones vinculares.

Teniendo en claro esa premisa, sometimos a un análisis simple la conversación que tuvo el Dr. Pizarro con la periodista, evidenciando serias contradicciones en sus respuestas, que se revisan a continuación.

 

  • “La lactancia es lejos el mejor alimento para los niños”, afirma. Lo que compartimos absolutamente, pues así lo sostienen miles de años de humanidad. Sin embargo, en la práctica, las políticas son diferentes. Muestra de ello es la millonaria compra de leche de fórmula efectuada por la División que el Sr. Pizarro representa.
  • “El piloto es para cuando los recién nacidos, los chiquititos -en palabras textuales del profesional- no pueden tomar leche materna”. “Para cuando la madre no existe, hay un incremento inadecuado de peso o son “‘prematuritos’ extremos”, explica, incluso aceptando el daño que la fórmula significa en la LM.

Reconocido el daño a la lactancia materna, y entendiendo que se trata siempre de casos excepcionales (como él mismo señala), ¿De qué manera se justifica la compra de 76.8 toneladas de relleno? Una cantidad excesiva si consideramos que sólo el 10 % de la población femenina presenta alguna patología, de las cuales al menos un 5% se resuelven con técnica de lactancia sin la necesidad de leche de fórmula.

La entrega de Nutrilon no está destinada a los prematuros como señala Pizarro. Además como profesionales de la salud, nos vemos en la obligación de destacar que “Los prematuritos extremos” -como los llama el Pediatra- así como cualquier madre con un recién nacido requieren de horas suficientes para atención de un equipo de salud bien capacitado para ayudar, sostener e informar con dedicación y veracidad a la madre sobre diversos factores. Algunos de ellos se mencionaron en la entrevista, sin embargo, sólo se citaron omitiendo las condiciones que en la práctica se observan. Por ejemplo: Método Canguro (Método altamente exitoso en otros países, pero prácticamente desconocido en Chile). Extracción de leche, para lo cual se requiere de bombas, extractores, sondas al pecho, uso de sonda al dedo, etc.; herramientas que escasean en los Centros de Atención Primaria. Clínicas de lactancia y personal de salud, otro escaso recurso.

En resumen, la autoridad tiene muy claro el daño que la leche de fórmula le produce a la LM, y además sabe perfectamente cuáles son las herramientas necesarias para proteger al lactante. Y volvemos a repetir esto es simple: Al introducir así porque si una mamadera el lactante deja de succionar el pecho, al dejar de succionar el pecho, la madre deja de producir leche. Pese a ello, es decir sabiendo que la leche de fórmula no favorece la lactancia materna, se invierte una millonaria cantidad de dinero en relleno.

En la misma línea, entonces el estudio estaría dirigido a lactantes que voluntariamente hayan dejado el pecho ¿Cómo es posible que se hable de lactantes que voluntariamente dejan el pecho? Cualquier persona que tenga un mínimo de conocimiento en la materia debería saber que si la LM se abandona es por la introducción de rellenos, porque en términos de supervivencia es descabellado pensar que una guagua que está siendo alimentada sólo de LM va a dejarla. Mamífero humano sano mama, a menos que le den otro alimento. Recordemos que Dr. Pizarro es Jefe de la Unidad de Políticas Publicas del Ministerio de Salud ¿no debiera saber lo anterirmente señalado?

Seguimos escuchando al Dr. Pizarro y un nuevo cabo queda suelto: El extraño papel de consentimiento que las madres deben firmar para recibir el tarro de leche. ¿Por qué se debe firmar un consentimiento? ¿De qué se quieren proteger quienes lo entregan? ¿Cuál es dicho consentimiento? Curiosamente dentro de los muchísimos testimonios que nos han llegado, una el marido de una madrea lo ha visto. Sin embargo, los mismos testimonios afirman haber recibido su “tarrito de Nutrilón”, el cual trae un sticker fácil de remover y que en algunos casos aparecen con fecha de expiración 10 Octubre 2016.

¿Qué les parece? A nosotros, por decirlo menos, peligroso. Además los relatos de las madres dicen que se les entrega Nutrilón a lactantes de hasta 11 meses no necesariamente pasan por apoyo en lactancia, basta que una enfermera certifique una baja de peso.

Seamos claros, nadie dice que el Estado no debe apoyar a aquellas mujeres que no pueden amamantar. Todo lo contrario, el Estado DEBE proporcionar a alternativas a mujeres que no puedan, por razones de salud dar leche materna; pero ojo e insistimos: “a situaciones especiales subsidios especiales”. La gestión de esta entrega debe ser desarrollada procurando no dañar el amamantamiento. Chile suscribe desde el año 81 al Código de Comercialización de sucedáneos de la leche materna, el cual señala que la leche de fórmula es el último recurso para los recién nacidos. Y justamente es ese acuerdo el que se viola con esta medida.

Finalmente, el Dr. Pizarro -argumentando a favor de las acciones realizadas en su cartera califica la medida como una “política pública de equidad”; y aquí discrepamos nuevamente. Una política pública de equidad sería: destinar una millonada al fomento, promoción de la lactancia materna a través de la contratación de mayor personal de salud, capacitaciones a lo largo de todo Chile, compras de los insumos necesarios, creación de clínicas de lactancias, con el objetivo principal de lograr el aumento del porcentaje de niños chilenos que reciben LM, manteniendo apoyo con leche de fórmula de mejor calidad a ese mínimo porcentaje de la población que la requiera bajo supervisión y seguimiento.

¿Eso suena a equidad? Lo que han hecho suena más bien a conflictos de interés. Las políticas públicas deben apuntar a la salud  ya que es de saber mundial que el encuentro a través de la lactancia materna no sólo favorece la salud física de ambos (madre e hijo) sino además el desarrollo neuro, inmuno, endocrino, el desarrollo de estructuras cerebrales y vinculares. (Puede buscar más información en A. Schore; D. Sieguel; N. Bergman; C: González, etc.)

Mientras tanto las preguntas son las siguientes:

-¿Por qué Chile con esta política pública viola el Código de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna al que suscribe desde el año 1981?

-Con esta oferta de 76.8 toneladas de leche fórmula Nutrilón de Danone bajará el porcentaje de lactancia materna (actualmente el 53% de las mujeres que dan pecho llega al sexto mes) logro alcanzado principalmente gracias a la política pública del Postnatal de 6 meses (5.5 meses en rigor) ¿No había otra manera de invertir nuestros impuestos?

-¿De qué se trata el papel de consentimiento que las madres deben firmar para adquirir la leche de fórmula? ¿Por qué de los testimonios que tenemos a la fecha sólo uno dice haber firmado ese documento, pero no recuerda qué decía?

-¿Por qué se sacó del programa el diagnóstico de HIPOGALACTIA y por ende la entrega de fórmula? o ¿sólo fue gracias a la presión que nuestro movimiento interdisciplinario realizó?

-¿Por qué para un piloto de un N de 100 que no se terminó, se compran 76.8 toneladas?

-¿Cuál fue el criterio para seleccionar los Servicio de Salud Metropolitano Occidente y Araucanía Sur para realizar la entrega? Se argumenta en la entrevista que son las zonas que figuran con el menor porcentaje de madres que alimentan a sus hijos con LM, sin embargo la realidad muestra que precisamente es todo lo contrario. La Araucanía es la región con mayor prevalencia de LM hasta el sexto mes de vida de los hijos; alcanza un 57,2% en las madres que se controlan en el sistema público, mientras que el promedio nacional es de un 44%, según cifras del MINSAL.

Finalmente, por qué si el Subsecretario de Salud Dr. Jaime Burrows ratificó con su firma la orden de compra de 76.8 toneladas de Nutrilón elaborada por los funcionarios de la División de Políticas Públicas del Ministerio de Salud cuando se necesitaba fórmula solo para el estudio de 100 niños ¿De quién es finalmente la responsabilidad de esta errada decisión?

Por eso le solicitamos a la Ministra de Salud  que por favor responda, nos parece injusto que seamos los ciudadanos los que debamos estar en posición de cuidar a los  deben velar por la salud de los niños y niñas de Chile y de sus madres. Llevamos un mes investigando sobre esta tremenda inversión y cada día nos encontramos con distintas variaciones del negocio. Ya es hora de que alguien nos explique y que ojalá se tome con seriedad la entrega de esta leche, no todas los lactantes la necesitan, la mayoría merece el mejor alimento. No alimentemos las manos de las transnacionales y de algunos a costa de la salud de los niños. Recuperemos la confianza en las autoridades del país.

Leslie Power

Psicóloga Clínica Movimiento Postnatal. Movimiento #Minsalsinnegocio

Amparo Bravo

Historiadora UC Movimiento Postnatal Movimieto #minsalsinnegocio

José Luis Contreras

Médico Familiar Movimiento Postnatal Movimieto #minsalsinnegocio

Danica Spaggiari 

Médico Urgencióloga UC Movimiento Postnatal Movimiento #minsalsinnegocio

 

 

Anuncios